estudioelcajón







ᴀᴄᴛᴜᴀʟᴍᴇɴᴛᴇ:  - ISIS & OSIRIS ( telempatía y clarivivencia )

                         - exposición individual
                         - Alberto Miani
















editorial 

    LIBRO DE ARTISTA

    ✳ cóᴍᴏ ᴘᴏɴᴇʀ ᴀ ғᴜɴᴄɪᴏɴᴀʀ ᴇʟ ᴄᴏsᴍᴏs    
    ✴
ALIAS   
    ✽
MOISÉS 1    
    ✶
ᴀʀᴛᴇ_ᴇɴ_ᴀʀᴄᴀᴅɪᴀ    
    ✷
S U A V E    
    ❉
2019
    ᴄᴏɴᴄᴇᴘᴛᴜᴀʟ - ᴀᴘɪʟᴀᴅᴏ
    ✺ ๓คภ๔คɭค ค ɭค ๓เєг๔ค
    ✱ ᵉⁿᵗⁱᵉⁿᵈᵒ ᵛᵉᵒ ˢᵒʸ ˢⁱᵉⁿᵗᵒ ʰᵃᵍᵒᵒ ᵈⁱᵍᵒ ᵃᵐᵒᵒᵒᵒ
    ✿ ᴇxɪsᴛᴇ
    ❊ El país del Defín MARIKA
    NOVENTA Y NUEVE UNIDADES

producción

    LOS SOLITARIOS
    CAÍDO
    Ágata
    Adelaida
    Wa
    UNO
    el ruido del tiempo

    OTRAS PRODUCCIONES
    para el ojo parece
    la fuerza de las burbujas


curaduría

    𝖑𝖆 𝖘𝖔𝖒𝖇𝖗𝖆 𝖉𝖊 𝖑𝖔𝖘 𝖕𝖗𝖎𝖓𝖈𝖎𝖕𝖆𝖑𝖊𝖘  
    2020
  ︎ ʋιԃɾισ ɾσƚσ
  ︎ s̵̼̙̦̾̽͒ǘ̵̘̠̞̐̕p̸͍͕͐̔e̵̘̟͕͝͠r̸̼̫͖̽͒̽n̵͎̘͚͒͘̚u̵̟̘̾̓͘m̴̢̡͉͆͐̐e̴͖̦̝̓͛̕r̴̟͚͎̒́͒a̵̪̦͔̿̓̽r̸͍̺̪͊̐̒y̴̫̞̟͊͑͌
    2019

    no sillas (escaleras)

    ɢᴇɴᴜғʟᴇxɪóɴ
    ➠ POR GUSTO
    se llama fatiga
    ʂιɠυҽ ιɳƚҽɳƚαɳԃσ
    𝕙𝕒𝕡𝕡𝕪 𝕒𝕔𝕔𝕚𝕕𝕖𝕟𝕥𝕤
    suelo hacer da ñ o
    SALA DE PROYECTOS 2018    
    1. ...estaba perdido pero estar perdido...
    2. PAINT
    3. S U A V E
    4. adecuaciones
    5. artefactos
    5. peso & contrapeso
    7. Tela de Juicio


comercial

    DISEÑO DE MARCA
    1. instituto de visión
    2. agac
    3. Siloé
    4. GVM lab.
    5. La Liga
    6. Sinestesia
    7. MoBo
    8. BASURA CERO
    CREACIÓN DE CONTENIDO
    1. Biblored
    2. UCLG Learning
    3. Colpatria
    4. IPSOS
    5. Economía Urbana
    6. La Silla Vacía


   

    SOCIOS

    Alberto Miani
    Jaime Muñoz
   








Mark











En el principio fue el código. De ese [ s i’x i l ] original, monumento al orden, quedan sólo algunos vestigios, unas ruinas: ISIS & OSIRIS pasa a evidenciar que después de todo el lenguaje es sistema, y como todo sistema tiende también a la entropía, la diseminación y el caos. Los barrotes de la retícula no bastan para contener los significados originales de las palabras, y a través de la matriz estos se fugan, se filtran y emergen transmutados. Los significantes mismos no quedan ilesos tras esa resignificación: también las frases, las palabras, las letras se desintegran. Es la descomposición natural del lenguaje, que desplaza el gesto rectilíneo del dibujo y da paso al gesto cromático de la pintura.

Isis & Osiris es entonces un campo de batalla geminiano en el que cada dios gasta su entero arsenal:

Contra el orden, la entropía y el pathos. Al logos del principio, el dios del aquelarre enfrenta la sinrazón y la ebriedad. Al plano cartesiano de

Apolo, Dionisio opone la incertidumbre de la hoja en blanco y la resuelta indiferencia con que sus gestos transgreden los límites de los ejes X y Y.

Contra la Cultura, la Naturaleza, y la frontera epistemológica entre ambas se difumina.

A las letras del romano y los números del árabe, la psicodelia. Al ánfora, la mirada petrificante de Medusa, que también es el amor.

Es una inversión del test de Turing: ya no se trata de que la máquina sea capaz de engañar al ser humano, sino de determinar si el ser humano puede aún demostrarse a sí mismo su capacidad de emular a la máquina. La respuesta parece ser negativa: como en los artificios de Richard Rogers, IS IS & OS IR IS deja ver un esqueleto racional y útil, pero su estructura entera está subordinada a un imperativo distinto.

Resulta inevitable pensar en Ofelia, en la dicotomía constante entre la razón y la emoción, pero también en la bellísima representación que de ella hizo John Everett Millais. La mujer exhausta de transitar entre el caos y la poesía que finalmente sucumbe y, devastada por el desarreglo de los sentidos y por el desbordamiento de la emoción –¿o de su naturaleza humana?–, paga un alto precio: la muerte. Sin embargo, la muerte no es triste ni angustiosa, la muerte se abraza con serenidad y calma. Parece que se han expiado todos los pecados, todos los excesos. La emoción no es ya el anuncio de la fatalidad, de que todo sentido se ha perdido; es más bien la redención. Lo mismo sucede con Isis y Osiris.

No se desestima por completo el logos; se percibe la resistencia de este a desaparecer del todo. Hay una pugna, una suerte de concurso macabro en el que a veces una voz prima sobre la otra. No hay acuerdos, no hay treguas. Siempre queda la sensación de que, para que una cosa nazca, otra por fuerza debe morir. Pero no. Importa más dar fe de la contienda.

¿Y acaso qué cosa es la poesía, si no un testimonio fidedigno de esta lucha sin vencedores? ¿No pagamos un alto precio por transitar entre dos mundos? ¿Qué obsesión nos obliga a enmarcar todo dentro de una categoría o la otra? Y sobre todas las cosas, ¿qué importa si, de vez en cuando, cedemos por completo a la entropía? No hay respuestas, no hay conclusiones.

Tal vez un haikú, tal vez EYE SEES & US EAR IS.












↩︎