Entonces Marcelo, quisiese usted depronto gran maestro compartir con nosotros algunas imágenes de lo que nos mostró anteriormente? 

Cuenta, Comparte, Compra: Instagram

En principio está todo bañado por una capa de supuesto humor y ternura, como el trabajo de El Maestro Marcelo en general. El jardín siempre está, es una imagen persistente pero que puede volverse una imagen metafórica o un concepto de la curaduria. Hace pensar en lo que quedó y se asentó "afuera" después de este paso de la civilización al "adentro" tecnológico. 

Entonces, está el tema del humor que es una constante en la vida y obra de Marcelo. Está el tema del jardín, más bien impuesto que presente en la piezas, aunque se vé en lo "salvaje" de los monstruos y en su desnudez. Está la mesita con carpetas bordadas de la abuela con figuras de memorabilia que es una imagen poética importante.

like

Entonces, ahondemos primero en lo que lleva al jardín y lo que conlleva el jardín.

  
Jugar a ser serios es una forma humorística de decir que hagamos una cosa que pretende manifestarse en un tono "serio". Un ejemplo: la Biblia. Otro ejemplo: el Centro Democrático, la Historia.



Podría ser un jardín de monstruos de exceso semiótico.

NO porque no son producto del volver a respirar, más bien del código y del "sentir", likear, amar a través del código. SI porque son arte.

El arte no necesariamente es "poesía". Es decir, el objeto reconocible o representado (bambi, el unicornio, etc) es del código pero el gesto de Marcelo es poético. Es la evidencia de lo triste que hay detrás de la risa. El tono es triste, por oposición a lo que aparenta ser que es humorístico, el tono es triste pero el gesto es poético. Es obsceno, es patético, es el paso del meme al programa de 3D al material tipo vidrio,  revela un mito original: el unicornio es un reencauche de unos testimonios, bambi es un reencauche.

Entonces, podría ser el residuo del cuerpo social.




No entendí. Por qué es tan raro? Explíqueme por favor. No me dice nada eso ni las imágenes de Matrix.

No es tanto que las piezas le digan algo al artista sino un reflejo de lo que sus esculturas están diciendo al observador. 



En cuanto a la productividad sería interesante poder repensar lo mimético de lo físico y las temporalidades. Al museo (o espacio de arte) se le exige producir para justificar su existencia. Esto tiene unas consecuencias en la temporalidad de lo que se hace y por ende cómo se hace. En lo virtual se sigue mimetizando ese modelo de productividad al mismo tiempo que se hace mimesis del espacio expositivo. El espacio virtual no es una sala de exposiciones y sus tiempos son distintos. Eso es todo.



Yo les voy a hablar de mi imagen mental para esto, que es lo que sigo teniendo en mente desde el principio y es algo muy espectral del internet--- me gusta mucho el color y lo frío de las esculturas.

Y me gustaría mantener esa cosa sombría y fría.

Veo las esculturas como unos residuos de la actividad virtual internetística mezclada con tristeza. Por eso no veo ni el jardín ahí ni la imagen que hay de fondo en la página. Aunque tal vez ese color y esa imagen de jardín podrían también estar pero no en todo. 

De acuerdo. Tal vez no sé si sea jardín sino paisaje.

Ecosistema.

Ecosistema que está regido y dominado por esos sentimientos y colores. Ecosistema también de internet, del residuo.

virus-respirar-aislamiento-depresión

Y eso está conectado con el sentimiento que se desprende de las esculturas. Es una manera particular de vomitar/digerir el exceso de meme de internet y de aislamiento depresivo.





☛ ɹǝʌloʌ




𝖑𝖆 𝖘𝖔𝖒𝖇𝖗𝖆 𝖉𝖊 𝖑𝖔𝖘 𝖕𝖗𝖎𝖓𝖈𝖎𝖕𝖆𝖑𝖊𝖘
    se llama fatiga
    ʂιɠυҽ ιɳƚҽɳƚαɳԃσ
    𝕙𝕒𝕡𝕡𝕪 𝕒𝕔𝕔𝕚𝕕𝕖𝕟𝕥𝕤
    suelo hacer da ñ o
    
    → Inés Arango
    Alberto Miani
 
    








http://www.literaturestudies.co.uk/ALevel/Wilde/CriticasArtist.pdf